La tosferina: Una enfermedad contagiosa y peligrosa

¿Qué es la tosferina?

La tosferina, también conocida como pertussis o tos convulsiva, es una enfermedad respiratoria altamente contagiosa causada por la bacteria Bordetella pertussis. Se caracteriza por una tos violenta e incontrolable que puede dificultar la respiración.

Bordetella pertussis es la bacteria culpable de la tosferina, también conocida como pertussis o tos convulsiva. Es una bacteria:

  • Gram negativa: Su pared celular tiene una estructura particular que la tiñe de rosa con la técnica de Gram, usada para clasificar bacterias.
  • Aerobia estricta: Necesita oxígeno para vivir y crecer.
  • Cocobacilo: Tiene una forma redondeada-ovalada.
  • Encapsulada: Está rodeada por una capa externa que la protege del sistema inmune.
  • Inmóvil: No tiene flagelos, estructuras que le permitirían desplazarse por sí misma.

Bordetella pertussis se adhiere a las vías respiratorias superiores de las personas infectadas. Produce toxinas que dañan los cilios (pequeñas vellosidades) que ayudan a eliminar moco y bacterias de los pulmones. Esto provoca inflamación y la tos característica de la enfermedad.

La bacteria no sobrevive mucho tiempo fuera del huésped humano y no hay reservorios animales conocidos. Por eso, la vacunación generalizada es clave para mantenerla controlada.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la tosferina se presentan en tres fases:

Fase inicial (1-2 semanas): Similar a un resfriado común, con secreción nasal, estornudos, tos leve y febrícula.

Fase paroxística (2-4 semanas):

  • Tos intensa en accesos, con sibilancias al final de la tos.
  • Sonido característico al inhalar (gallo).
  • Vómitos o ahogo durante los accesos de tos.
  • Fatiga.
  • Dificultad para dormir.

Fase de convalecencia (4-6 semanas):

  • La tos disminuye gradualmente, pero puede persistir durante varias semanas.

¿Cómo se contagia?

La tosferina se propaga a través de las gotas respiratorias que se liberan al toser o estornudar. Es muy contagiosa durante las primeras 3 semanas de la enfermedad.

¿Cómo se puede prevenir?

La mejor forma de prevenir la tosferina es la vacunación. La vacuna contra la tosferina se administra como parte del calendario de vacunación infantil. También se recomienda la vacunación a las mujeres embarazadas durante el tercer trimestre, para proteger al recién nacido.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento de la tosferina consiste en antibióticos. Es importante iniciar el tratamiento lo antes posible para reducir la gravedad de la enfermedad y prevenir la transmisión a otras personas.

¿Qué hacer si creo que tengo tosferina?

Si presenta síntomas de tosferina, acuda al médico lo antes posible. Es importante que se le diagnostique y trate la enfermedad de forma adecuada para evitar complicaciones.

Recomendaciones:

  • Vacunarse contra la tosferina según el calendario recomendado.
  • Si presenta síntomas de tosferina, acuda al médico lo antes posible.
  • Cubra su boca y nariz al toser o estornudar.
  • Lávese las manos con frecuencia.

La tosferina es una enfermedad grave que puede ser prevenible con la vacunación. Es importante tomar medidas para protegerse a sí mismo y a los demás.

Un caso trágico en España:

En España, un lactante menor de un mes falleció por tosferina durante la segunda mitad del 2023. La madre del bebé no se había vacunado contra la enfermedad. Este caso pone de relieve la importancia de la vacunación para prevenir la tosferina y proteger a los más vulnerables.

Situación actual en España:

En España, se ha producido un brote de tosferina desde el verano de 2023. Hasta el 31 de diciembre de 2023, se habían contabilizado 2.560 casos, con 111 hospitalizaciones. Desde el 1 de enero de 2024, se han registrado 5.242 casos adicionales.

¿Qué pueden hacer los antibióticos?

Los antibióticos son medicamentos que combaten las bacterias. En el caso de la tosferina, los antibióticos pueden:

  • Eliminar la bacteria que causa la enfermedad.
  • Reducir la duración de la enfermedad.
  • Prevenir la transmisión de la enfermedad a otras personas.

¿Cuándo se administran los antibióticos?

Los antibióticos son más eficaces si se administran al inicio de la enfermedad, durante las primeras 3 semanas. En este período, la bacteria aún está presente en grandes cantidades y es más fácil de eliminar.

¿Qué tipo de antibióticos se usan?

Los antibióticos más comúnmente usados para tratar la tosferina son:

  • Azitromicina
  • Claritromicina
  • Trimetoprima/sulfametoxazol

¿Qué debo tener en cuenta al tomar antibióticos?

Es importante seguir las indicaciones del médico al tomar antibióticos. Debe completar el tratamiento completo, incluso si se siente mejor antes de tiempo. Dejar de tomar el antibiótico antes de tiempo puede permitir que la bacteria regrese y cause la enfermedad nuevamente.

¿Los antibióticos siempre son necesarios?

En algunos casos leves de tosferina, el médico puede no recomendar antibióticos. Esto se debe a que la enfermedad puede mejorar por sí sola y los antibióticos pueden tener efectos secundarios.

Efectos secundarios de los antibióticos

Los efectos secundarios más comunes de los antibióticos incluyen:

  • Diarrea
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Dolor abdominal
  • Erupciones cutáneas

En casos raros, los antibióticos pueden causar efectos secundarios más graves, como reacciones alérgicas o problemas hepáticos.

Conclusiones

Los antibióticos son una herramienta importante para combatir la tosferina. Si cree que tiene tosferina, consulte a su médico para que le diagnostique y determine si necesita tratamiento con antibióticos.

Para más información:

Deja un comentario